Xochitepec, Morelos a 7 de septiembre  de 2017

 

Es un privilegio el estar aquí el día de hoy acompañado de todos ustedes, en este cuadragésima primera edición del CONGRESO NACIONAL DE TRIBUNALES SUPERIORES DE JUSTICIA DE LA CONATRIB.

 

Qué mejor marco para convertir en capital de la justicia mexicana a este estdo de Morelos, un estado bello, lleno de historia, bellezas naturales y que mira al futuro con pujanza y optimismo.

 

Creo que hablo por todos al expresar la belleza de este lugar, más esta hacienda que resalta las riquezas naturales de nuestro país y del Estado, no podemos tener mejor escenario que éste para celebrar nuestro Congreso. Muchas felicidades presidenta por haber elegido esta sedes.

 

Quiero agradecer a la Magistrada María Del Carmen Verónica Cuevas López, Presidenta del Tribunal Superior de Justicia y Consejo de la Judicatura del Estado de Morelos, por el esfuerzo y trabajo que se ha realizado para la llevar a cabo este Evento. Magistrada hágale llegar este agradecimiento a todos los integrantes del Tribunal Superior de Justicia y a todos sus colaboradores, esto no podría ser posible sin ellos. Muchísimas gracias.

 

Gobernador del Estado, Graco Ramírez, gracias también por su presencia en esta inauguración y por el apoyo para realizar este encuentro y por el apoyo que usted le brinda la justicia del estado de Morelos, sabemos que es un aliado de la justica y así se lo reconocemos los tribunales de justicia del país, muchas gracias señor Gobernador.

 

Y este congreso enmarca la entrega de nuestra presea al mérito Judicial “MANUEL CRESCENCIO GARCÍA REJÓN Y ALCALÁ 2017, que hace unos momentos presenciamos fue entregada al licenciado René Sánchez Vertiz, licenciado es un honor poder contar con su presencia el día de hoy, y además lo felicitamos por esta presea que fraternalmente le entregamos por parte de la CONATRIB, usted es un ejemplo de juzgador, una persona que ha dedicado su vida a impartir justicia, pero también agracemos sus enseñanzas y aportaciones al derecho. Reciba la felicitación de toda la justicia nacional que hoy aquí se congrega. 

 

La justicia de los estados hoy como nunca en la historia, se encuentra en el centro del escrutinio público, es exigida por una sociedad cada vez más demandante y participativa.

 

Al mismo tiempo, los Poderes Judiciales Estatales nos enfrentamos a enormes desafíos derivados de los cambios constitucionales de la última década., sobre todo en los últimos años.

 

El sistema acusatorio y oral ya ha pasado el proceso de implementación.

 

Hoy se encuentra en un reto cotidiano que hay que cuidar día a día, caso por caso, para asegurar su funcionalidad y que sea un verdadero aliado contra la impunidad y la delincuencia.

 

La oralidad mercantil se ha implementado parcialmente y en el mediano plazo todos los procesos mercantiles serán orales.

 

En las últimas semanas concluyó el proceso de reforma Constitucional para que el Congreso de la Unión esté facultado para expedir la Legislación Nacional  en materia de procedimientos civiles y familiares. Ello implica un cambio gigantesco en la cultura judicial, , en los sistemas de trabajo, en la infraestructura física y en la misma formación de abogados y jueces. El reto será de enormes proporciones.

 

 Quizá el reto de mayores proporciones que la justicia local enfrenta hoy en día es la reforma a la justicia laboral. A nivel nacional los Poderes Judiciales nos haremos cargo de cientos de miles de asuntos que actualmente están a cargo de las juntas locales de conciliación y arbitraje.

 

Esta justicia laboral largamente olvidada, pronto cobrará nueva vida y nos exigirá procesos transparentes, objetivos y rápidos. Ese es el tamaño del reto y deberá ser el tamaño del apoyo a los poderes judiciales de los Estados.

 

A todo lo  anterior debemos sumarle el papel cada vez más trascendente de jueces y Magistrados como garantes de los derechos fundamentales de los mexicanos.

 

Estos son los retos más visibles, pero no los únicos en los poderes judiciales locales. La magnitud de los desafíos nos obliga a ser más cuidadosos en la administración de los recursos públicos y nos impone la necesidad de mejorar cada día más la calidad y la agilidad de los procesos.

 

El México de hoy, a través de los vertiginosos cambios en la actividad judicial, nos exige una justicia cada vez más rápida, más eficiente, más humana, más cercana, más simple y más abierta a la sociedad.

 

De ahí la importancia de asociarnos como poderes judiciales y de estar unidos para que, como uno solo, seamos fuertes y nuestra voz sea escuchada.

 

Esa es la CONATRIB, la voz de la justicia local, y en nuestra asociación todos los Poderes Judiciales tienen igual importancia e igual representación.

 

Esto es así, porque nuestros problemas, nuestros desafíos, nuestros logros, son comunes a todos.

 

La importancia de nuestra asociación radica en el tamaño de los retos y de los obstáculos; por ello, hoy debemos estar más unidos que nunca y hacer causa común para que nuestra voz sea escuchada, para que como país se reconozca el enorme esfuerzo que a diario realiza cada Magistrado, cada Juez, cada integrante del equipo judicial, para servir a la sociedad y para darle a cada quien lo que en derecho le corresponda. Por ello debemos pugnar para que de una vez por todas, y en rango constitucional, se dote a los poderes judiciales de las garantías mínimas para hacer un trabajo con excelencia y con imparcialidad. La justicia se mejora fortaleciendo al Poder Judicial, no con descalificaciones infundadas.

 

Por lo anterior cobra particular relevancia este encuentro. En este nuestro Congreso abordaremos temas que son de mayor interés de la justicia local como son: Justicia mercantil. Desafíos de la justicia oral mercantil; Justicia familiar. El futuro de la justicia familiar en los poderes judiciales de los estados; Justicia alternativa. Retos de la mediación en la impartición de justicia; Justicia laboral: transición de la justicia laboral hacia los poderes judiciales; Justicia penal. Los nuevos desafíos del sistema de justicia penal.

 

SEÑORAS Y SEÑORES

 

Estoy seguro que este cuadragésimo primer encuentro de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos, será un espacio de análisis, de debate, de propuestas y de soluciones ante los enormes retos que tiene ante sí la justicia mexicana local.

 

Estoy seguro que con la madurez que nos caracteriza alcanzaremos consensos, aprenderemos de las mejores prácticas de cada uno de los Poderes Judiciales de los Estados.

 

Estoy seguro que al concluir este Congreso, la justicia de las entidades saldrá fortalecida y con mejores elementos para continuar esa justicia eficiente, ágil,  cercana y transparente que nos caracteriza. Enhorabuena por lo que seguramente aquí obtendremos.

 

Muchas gracias.