Representantes de Tribunales Superiores de Justicia agrupados en la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos (CONATRIB)  tuvieron destacada participación en la XII Asamblea General de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia (AMIJ) titulada “Jueces y Democracia”, de la que fue anfitrión el Estado de Campeche.
 
En la asamblea, que inició ayer en esta ciudad, se discutieron diversos temas en mesas de análisis en las que participaron el Presidente de la CONATRIB y presidente del Tribunal Superior de Justicia de Yucatán, Marcos Alejandro Celis Quintal, así como representantes de los Poderes Judiciales de Campeche, tribunal anfitrión presidido por  el magistrado presidente Angel Chuc López y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo Antonio León quien fue relator de la mesa “La Justicia del sistema anticorrupción y su contribución a la democracia”, así como la Magistrada Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Tlaxcala, Elsa Cordero Martínez, quien participó en la mesa panel “Género y Democracia”.
 
En la inauguración participaron, entre otras personalidades, el Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Luis María Aguilar Morales y  el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral Lorenzo Córdova Vianello y en el primer panel de análisis sobre las contribuciones de la Judicatura nacional en la estabilidad del Estado democrático de Derecho y sus instituciones, así como los retos que enfrentan los jueces se contó con la participación del ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo y el  magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Indalfer Infante González.
 
En el primer panel, en el que participó el Ministro Presidente, afirmó que lo que la sociedad mexicana puede esperar en las elecciones, de cualquier año, la certeza de que los órganos impartidores de justicia del país, así como la Corte, darán certeza y seguridad jurídica, que es la que construye la confianza en las autoridades y da certeza de que las cosas se hacen bien.
 
También señaló, durante el evento inaugural, que sin la confianza de los ciudadanos en las resoluciones judiciales, el estado de derecho no podrá consolidarse y tendrá como resultado una inestabilidad social, por lo que la independencia judicial juega un papel fundamental para un estado democrático.
 
Enfatizó que no es tarea ni responsabilidad del Poder Judicial el establecer medidas para mejorar las condiciones de seguridad en el país. Reafirmó que el  juzgar conforme a la Constitución es una tarea que no se puede abandonar por cualquier crítica. 
 
Finalizó que la independencia judicial debe estar garantizada por el Estado, en donde las resoluciones de los jueces serán bajo los principios de imparcialidad, basándose en hechos y en el Derecho. Destacó que su inherente independencia es incompatible e inaceptable la corrupción por lo que será combatida sin tregua, sin demora y sin descanso.
 
 
Comunicado no. CONATRIB/YUC/11-2017